Poemas de amor: poemas para regalar

Esta noche

Autor: Anónimo

07/13/2015 13 Jul 2015
Esta noche el paisaje soñador se niquela
con la blanda caricia de la lumbre lunar;
en el monte hay cocuyos, y mi balsa que riela
va borrando luceros sobre el agua estelar.

El fogón de la prora, con su alegre candela,
me enciende en oro trémulo como a un dios tutelar;
y unos indios desnudos, con curiosa cautela,
van corriendo en la playa para verme pasar.

Apoyado en el remo avizoro el vacío,
y la luna prolonga mi silueta en el río;
me contemplan los cielos, y del agua al rumor

alzo tristes cantares en la noche perpleja,
y a la voz del bambuco que en la sombra se aleja,
la montaña responde con un vago clamor.

Anónimo

0 comentarios

El portón invisible

Autor: Anónimo

07/10/2015 10 Jul 2015
En la fotografía busco el alto
portón, aquel portón del viejo patio

para ver si es que puedo introducirme
en secreto, y quedarme allí, temblando,

en espera de cosas abolidas.
Mas la fotografía sólo muestra

el muro de ladrillo, a mano izquierda,
y a la mano derecha, esas casonas

que hoy como ayer están allí, en silencio,
proyectando sus sombras en la acera.

Un muchacho moreno, muy delgado,
con ágil paso avanza junto al muro.

Ese muchacho es hoy un blanco abuelo
que habrá olvidado acaso aquella siesta

en la calle desierta, bajo un cielo
ardoroso de enero o de febrero.

-Muchacho: date vuelta; retrocede;
ve si puedes llegar hasta el portón

y abrirlo para mí. Tuya es la hora
de esa remota siesta. Deja abierto

el antiguo portón ahora invisible.
Yo habré de entrar para quedarme a solas

en el patio, mirando a todos lados,
andando de puntillas hacia el fondo...

Tú seguirás andando mientras tanto
por la calle soleada y silenciosa.

Yo, sin hacer ruido, al poco rato,
saldré a la calle que ahora es toda tuya

y cerraré con llave, para siempre,
el portón de tu infancia y de mi infancia.

Anónimo

0 comentarios

Como ángel rojo

Autor: Anónimo

03/11/2015 11 Mar 2015
¡Cómo ángel rojo!
somos los poetas latinos
de nuestra América latina.
Todos acoplados y juntos
con cara al sol de un dulce mañana.
¡Cómo ángel rojo!
Vamos abiertamente soñando sueños,
somos los hijos del maíz
de la semilla embrionaria
de las hostias sagradas de oro,
de sal y arenas.
¡Cómo ángel rojo!
Ungidos por el Padre Apolo
te cantamos América.
Somos los hijos de la pampa,
del dulce quenepo en la bemba,
los de la Tenochtitlán perdida,
de la guanábana y la yuca,
del pandero y el café puya,
de bemba y el Tombuctú,
de la danza, el tango y el vals,
los de la lengua quechua.
Somos los de guayaco, guayacol y bemba.
Los de guanábanas y flores renacidas.
Los de tierras fértiles,
menú de calabaza, los plátanos partíos,
el fufú americano.

¡Cómo ángel rojo
fundidos por el mismo sol
de lluvia y tabaco, que nos vió crecer!
Te cantamos a ti, Madre redentora,
de las mujeres bellas
del campo y el pueblo
de las ciudades ocultas y legendarias.
Venimos de todo el mundo
para hacer de este canto,
tu canto, mi canto, el canto de todos...
Mi antillana vía
mi cerezo y mis Andes,
mi ruido imborrable,
mi Martín Fierro,
mi Simón Bolívar
y escúchame tú,
Bill Clinton,
que de Vieques
hoy se vaya la Marina.
¡Cómo ángel rojo!
por los heterosexuales,
por los homosexuales, por los "gays",
por todos los muertos, por el Sida,
porque mañana florezca
un nuevo día
en que los gauchos y las llamas
comprendan esta gran poesía.
¡Cómo ángel rojo!
Te cantamos
reina y madre,
diosa y edén,
bella Meseta del Nazca,
paraíso oculto de Colón
que nos dio la lengua milenaria,
este versos lleno de ambrosía.

¡Cómo ángel rojo!
Somos los poetas latinos
de nuestra América latina.
¡Cómo ángel rojo!
Nacimos del sol
en la morena vía
y si alguien se me queda
yo le ruego
que perdone mi poesía
pues somos tantos y tantos y tantos y tantos
los que hoy escriben ésta, mi poesía...

Anónimo

0 comentarios

La reconciliación

Autor: Anónimo

11/21/2014 21 Nov 2014
Alucinando los silencios míos,
al asombro de un cielo de extrañeza;
la flébil devoción de tu cabeza
aletargó los últimos desvíos.

Con violetas antiguas, los tardíos
perdones de tus ojos mi aspereza
mitigaron. Y entonces la tristeza
se alegró como un llanto de rocíos.

Una profética efluxión de miedos,
entre el menudo aprisco de tus dedos,
como un David, el piano interpretaba.

En tanto, desde el místico occidente,
la media luna, al ver que te besaba,
entró al jardín y se durmió en tu frente.

Anónimo

0 comentarios

Luna de miel

Autor: Anónimo

11/20/2014 20 Nov 2014
Huyó, bajo sus velos soñadores,
la tarde. Y en los torvos carrizales
zumbaba con dulzuras patriarcales
el cuerno de los últimos pastores.

Entre columnas, ánforas y flores
y cúpulas de vivas catedrales,
gemí en tu casta desnudez rituales
artísticos de eróticos fervores.

Luego de aquella voluptuosa angustia
que dio a tu faz una belleza mustia,
surgiendo entre la gasa cristalina

tu seno apareció como la luna
de nuestra dicha y su reflejo en una
linfa sutil de suavidad felina.

Anónimo

0 comentarios

La promesa

Autor: Anónimo

11/13/2014 13 Nov 2014
¡Todo el oro del mundo parecía
diluído en la tarde luminosa!
Apenas un crepúsculo de rosa,
la copa de los árboles teñía.

Un imprevisto amor, mi mano unía
a tu mano, morena y temblorosa.
¡Eramos Booz y Ruth ante la hermosa
era que circundaba la alquería!

"¿Me amarás?", murmuraste. Lenta y grave
vibró en mis labios la promesa suave
de la dulce, la amante moabita.

Y fué como un ¡Amén! en ese instante
el toque de oración que alzó vibrante
la rítmica campana de la ermita.

Anónimo

0 comentarios

05/13/2014 13 May 2014
Qué largos y tristes fueron estos últimos años, ya no estas, no te vemos, te fuiste, para no volver, pero sé que estas aquí ¿dónde?, en tantos recuerdos, en ellos dos, te veo, te siento, no puedo negar cuanto te extraño, la vida es dura a veces con aquellos que son tan queridos.
A veces te llamo y sé que me escuchas, cuanto diera por poder contar hoy con tu presencia, como extraño de ti tus consejos, tu voz, tu risa y esos bellos detalles que tenías conmigo, cuantos recuerdos mi dios, duele mucho, como duele el alma, cuando deja de estar presente ese ser amado por muchos y muy amado por mí.
Hoy te pido que me perdones por mis errores, por las diferencias que un día tuvimos, por dejar en esos momentos escapar la felicidad que pensamos que podía ser eterna y que no iba a terminar, pero a la vez te doy las gracias por lo momentos hermosos y felices que pasamos juntos y por ellos dos, esos hijos que cuando los veo me recuerdan todo lo que nos amamos y que mis deseos eran los de que nosotros siguiéramos disfrutando juntos.
Sé que hoy estas en un lugar especial desde donde nos proteges, por eso mi dios te pido que lo protejas pues él es un tesoro que aquí nunca deseamos perder.

Bárbara Lina Arteaga Hernandez

5 comentarios

04/30/2014 30 Apr 2014
Ver llegar el día y sentirte que no estás a mi lado es como si me hundieran un puñal en el pecho, la soledad me embarga y la tristeza cubre mis ojos con un manto de lágrimas para luego correr por mi rostro.
Siento tantos deseos de verte de oír nuevamente tu voz y poder pasar juntos la llegada del sol, lo mismo frente al mar, que en un verde campo, o en una habitación por donde penetren de forma tenue los primeros rayos del sol y que en ese instante nuestros cuerpos se encontrarán unidos en un fuerte abrazo lleno de amor y pasión.

Bárbara Lina Arteaga Hernandez

1 comentarios

  1. « Atrás
  2. 1
  3. 2
  4. 3
  5. 4
  6. 5
  7. 6
  8. 7
  9. 8