Poemas de amor: poemas para reflexionar

Enemigo

Autor: Anónimo

08/01/2014 01 Aug 2014
Mi peor enemigo, tú que me amas
como una ciega lluvia que al caer
escampa, arrecia, escampa. Mi enemigo,
yo te corono amante, pueblo y rey.
Con una hiedra mis cabellos atas
y sabes del lunar que es mi clavel.
Cuando el jazmín de su rocío cuelga
y huele a flor pisada antes de ayer,
con la ronda impaciente de tus pasos
bajo tu sombra vengo a florecer.
Si no te amara, nunca te odiaría.
No te vaya, enemigo, yo a perder.
¿Quién me perdonará? ¿Por quién mis versos
caerán de mi tristeza en el papel?
Tú, mi enemigo. Yo, enemiga tuya.
La muerte no helará nuestro querer.

Anónimo

2 comentarios

La rosa dura

Autor: Anónimo

07/31/2014 31 Jul 2014
El gallo soy de la veleta roja
que mira al Norte porque Norte soy.
A mi pueblo lo barre el mismo pueblo:
un viento malo con que al río voy.
La saeta del Este cuando gira
da vuelta al pueblo, al lirio y al convoy
del caballo al que subo al ser el día
para saber al irme en dónde estoy.
He plantado una estrella en el Oeste
que bajará a la noche. Te la doy
porque subes al Este cada tarde.
Yo te amaría, mas veleta soy.
El gallo fui de la veleta roja
que al Sur apunta pues al Sur me voy.
En su frío se templa mi poesía:
la rosa dura que ha de abrirse hoy.

Anónimo

0 comentarios

07/26/2014 26 Jul 2014
Vida de fuego y pobreza
en el caserón antiguo,
ella, una vieja gitana,
él, un anciano mendigo.

Cuatro candiles y el bronce
brillando sucio, y un vidrio
roto sobre las espaldas
de un silencioso domingo.

Ella bebe de una jarra
que la tarde abraza en vino
las sonrisas apagadas,
las nostalgias ya sin ruido.

Por la noche una disputa
que sube hasta el rojo vivo,
quiere amores la gitana
que increpa duro al marido.

La criada corre prisa
por el terreno baldío,
un grito que se agiganta,
un aire de miedo y frío.

Llega tarde hasta la vera
del acto aquel, y es testigo
de una gitana que llora
borracha de amor y vino.

... trenzas de llanto en su rostro
tiembla en su mano un cuchillo...

Anónimo

1 comentarios

07/25/2014 25 Jul 2014
Ayer estaba leyendo un libro de cuentos, esos
en donde la princesa besa al sapo
y se convierte en calabaza.

No, no era así.

Donde el sapo besa a la calabaza
y se convierte en princesa.

No, no creo que el sapo haya querido
el lado femenino,

más bien, el sapo, podría ser casi justo
y llamarse a sí mismo hombre verde.

Pero esa es otra historia. Sí.

Esa es la historia del Increíble Hulk:

- “Había una vez, un hombre nervioso que se ponía verde cada vez que
le hacían notar que una transición no se rebuzna,
se concibe...”

Anónimo

0 comentarios

05/08/2014 08 May 2014
Cuando estoy a tu lado siento la paz que muchas veces busco y no puedo encontrar, doy gracias a la vida por haberte conocido.

A tu lado siento como si el tiempo se detuviera y en ese momento mágico para mí en el mundo solo estuviéramos tú y yo.

A tu lado quisiera realizar tantas cosas pero en estos momentos son imposibles de hacer y a veces me cae la duda que puedan llegar a ser una realidad y me pregunto que sientes tú cuando estas a mi lado, quisiera tener la oportunidad que me respondieras en algún momento esta pregunta, con toda la sinceridad que merece esa respuesta.

Bárbara Lina Arteaga Hernandez

2 comentarios

05/07/2014 07 May 2014
Es algo que duele cuando uno entrega tanto, porque me ignoras, que hace que te distancies de mí, que error pude cometer que tu actitud te lleve a alejarte de mí.
Por qué ignorar a alguien que solo ha tratado en tu vida de ayudarte y tenderte la mano con el único fin de recibir a cambio tu afecto y atención.

Solo desearía que pensaras antes de seguir ignorando mi presencia que trates de aliviar un poco la soledad y tristeza que rodean mi vida, dame mejor un rayito de luz y esperanza, dame un poco de amor sin ataduras, ni presiones, entrégame comprensión, comunícate y no me ignores estoy ahí para compartir contigo, un pedazo de tu tiempo y saber si en tu corazón hay un lugar para mí.

Bárbara Lina Arteaga Hernandez

2 comentarios

Dama

Autor: Anónimo

04/07/2014 07 Apr 2014
Esta dama sin cara ni camisa,
alta de cuello, suave de cintura,
tiene todo el temblor de la hermosura
que el tiempo oculta y el amor desliza.
Esta dama que viene de la brisa
y el rango lleva de su propia altura,
tiene ese no sé qué de la ternura
de una dama sin fin, bella y precisa.
Aunque esta dama nunca duerma en cama
parece dama sin que sea dama
y domina desnuda el mundo entero.
Esta dama perdona y no perdona.
Y para eso luce una corona
esta dama que reina en el tablero.

Anónimo

1 comentarios

Los muertos

Autor: Anónimo

04/03/2014 03 Apr 2014
Los nevados muertos,
bajo triste cielo,
van por la avenida
doliente que nunca termina.

Van con mustias formas
entre las auras silenciosas,
y de la muerte dan el frío
a sauces y lirios.

Lentos brillan blancos
por el camino desolado.
y añoran las fiestas del día
y los amores de la vida.

Al caminar los muertos una
esperanza buscan:
y miran sólo la guadaña,
la triste sombra ensimismada.

En yerma noche de las brumas
y en el penar y la pavura,
van los lejanos caminantes
por la avenida interminable.

Anónimo

2 comentarios

  1. « Atrás
  2. 1
  3. 2
  4. 3
  5. 4
  6. 5
  7. 6
  8. ...
  9. 16
  10. 17