Poemas de amor: poemas para dedicar

A un imposible

Autor: Anónimo

06/24/2014 24 Jun 2014
Me arrancaré, mujer, el imposible
amor de melancólica plegaria,
y aunque se quede el alma solitaria
huirá la fe de mi pasión risible.

Iré muy lejos de tu vista grata
y morirás sin mi cariño tierno,
como en las noches del helado invierno
se extingue la llorosa serenata.

Entonces, al caer desfallecido
con el fardo de todos mis pesares,
guardaré los marchitos azahares
entre los pliegues del nupcial vestido.

Anónimo

2 comentarios

Los naranjos

Autor: Anónimo

06/23/2014 23 Jun 2014
Perdiéronse las neblinas
En los picos de la sierra,
Y el sol derrama en la tierra
Su torrente abrasador.
Y se derriten las perlas
Del argentado rocío,
En las adelfas del río
Y en los naranjos en flor.

Del mamey el duro tronco
Picotea el carpintero,
Y en el frondoso manguero
Canta su amor el turpial;
Y buscan miel las abejas
En las piñas olorosas,
Y pueblan las mariposas
El florido cafetal.

Deja el baño, amada mía,
Sal de la onda bullidora;
Desde que alumbró la aurora
Jugueteas loca allí.
¿Acaso el genio que habita
De ese río en los cristales,
Te brinda delicias tales
Que lo prefieres a mí?

¡Ingrata! ¿por qué riendo
Te apartas de la ribera?
Ven pronto, que ya te espera
Palpitando el corazón
¿No ves que todo se agita,
Todo despierta y florece?
¿No ves que todo enardece
Mi deseo y mi pasión?

En los verdes tamarindos
Se requiebran las palomas,
Y en el nardo los aromas
A beber las brisas van.
¿Tu corazón, por ventura,
Esa sed de amor no siente,
Que así se muestra inclemente
A mi dulce y tierno afán?

¡Ah, no! perdona, bien mío;
Cedes al fin a mi ruego;
Y de la pasión el fuego
Miro en tus ojos lucir.
Ven, que tu amor, virgen bella,
Néctar es para mi alma;
Sin él, que mi pena calma,
¿Cómo pudiera vivir?

Ven y estréchame, no apartes
Ya tus brazos de mi cuello,
No ocultes el rostro bello
Tímida huyendo de mí.
Oprímanse nuestros labios
En un beso eterno, ardiente,
Y transcurran dulcemente
Lentas las horas así.

En los verdes tamarindos
Enmudecen las palomas;
En los nardos no hay aromas
Para los ambientes ya.
Tú languideces; tus ojos
Ha cerrado la fatiga
Y tu seno, dulce amiga,
Estremeciéndose está.

En la ribera del río,
Todo se agosta y desmaya;
Las adelfas de la playa
Se adormecen de calor.
Voy el reposo a brindarte
De trébol en esta alfombra
De los naranjos en flor.

Anónimo

1 comentarios

05/10/2014 10 May 2014
Te amo tanto que no puedo dejar ni un minuto de pensar en ti.
Los días pasan y tus besos y caricias no las puedo borrar de mi mente.
Siento en mi cuerpo el calor y el fuerte aroma de tu piel.
No dejo de revivir en mi mente cada minuto que pasamos juntos,
Tus caricias, la forma de hacerme el amor hacen que sienta como si tus fuertes brazos apretasen contra tu pecho mi frágil y delicado cuerpo.
Tu silencio, me desespera, pero cada día en mí aumenta la fe y esperanza para lograr que tú nuevamente me abraces y entonces poder decirte y demostrarte mi amor sincero.

Bárbara Lina Arteaga Hernandez

3 comentarios

05/09/2014 09 May 2014
Mágico fue el estar junto a ti la primera vez,
Mágico fue sentir tus primeros besos,
Mágico es saber que los momentos que pasamos juntos solo
eran para ti,
Mágico era cuando me susurrabas al oído lo feliz que te sentías por estar
a mi lado,
y mágico sería el momento en que tú y yo volviéramos a encontrarnos.

Bárbara Lina Arteaga Hernandez

6 comentarios

05/08/2014 08 May 2014
Cuando estoy a tu lado siento la paz que muchas veces busco y no puedo encontrar, doy gracias a la vida por haberte conocido.

A tu lado siento como si el tiempo se detuviera y en ese momento mágico para mí en el mundo solo estuviéramos tú y yo.

A tu lado quisiera realizar tantas cosas pero en estos momentos son imposibles de hacer y a veces me cae la duda que puedan llegar a ser una realidad y me pregunto que sientes tú cuando estas a mi lado, quisiera tener la oportunidad que me respondieras en algún momento esta pregunta, con toda la sinceridad que merece esa respuesta.

Bárbara Lina Arteaga Hernandez

2 comentarios

Frente al mar

Autor: Anónimo

05/02/2014 02 May 2014
El suave vaivén de las olas me hacen recordar tu amor, ese inconfundible azul y olor a pureza que penetra en mi cuerpo me da una paz y tranquilidad a mi alma dolida por la falta de tu amor, es cruel sentirme sola junto al mar, desearía tanto que estuvieras a mi lado pero sé que ya nunca más podrá ser.
Los días han pasado y ya no has vuelto a mí.
La tristeza y la soledad vuelven a ser mis compañeras.
Tengo la certeza que un día seré reconfortada con ese amor que perdí y volverá en algún momento porque amo tanto a la vida y las cosas bellas que veo y observo a diario que tendré la oportunidad de volver a ser feliz.

Anónimo

3 comentarios

05/01/2014 01 May 2014
mor por otra persona no es sentir lástima, ni confundir amor por compañía.
Amor es algo diferente que se siente que se demuestra.
Amor es saber perdonar y soportar juntos momentos difíciles.
Por amor a veces podemos sacrificarnos porque cuando se ama de verdad, se comprende a la otra persona, para saber amar hay que saber callar en algunos momentos, para no herir o maltratar, es tolerar defectos sin crear compasión. Es saber ser discretos, saber ocultar secretos.
Amar es compartir bellos momentos pero saber estar presente sino es físicamente si con el pensamiento en momentos complejos y penosos.
Es decir “te amo” no solo con frases sino con hechos.
Amar es compartirlo todo, lo que nos rodea, la familia, los amigos, el trabajo, las inquietudes nuestros defectos y nuestras virtudes.
Yo cuando amo lo entrego todo y quiero que ese ser al que amo me sepa dar afecto, compañía y nada material.

Bárbara Lina Arteaga Hernandez

0 comentarios

04/30/2014 30 Apr 2014
Ver llegar el día y sentirte que no estás a mi lado es como si me hundieran un puñal en el pecho, la soledad me embarga y la tristeza cubre mis ojos con un manto de lágrimas para luego correr por mi rostro.
Siento tantos deseos de verte de oír nuevamente tu voz y poder pasar juntos la llegada del sol, lo mismo frente al mar, que en un verde campo, o en una habitación por donde penetren de forma tenue los primeros rayos del sol y que en ese instante nuestros cuerpos se encontrarán unidos en un fuerte abrazo lleno de amor y pasión.

Bárbara Lina Arteaga Hernandez

1 comentarios