Toros

Autor: Anónimo

05/24/2014 24 May 2014
Los toros que van a morir
esperan en su aprisco,
ebrios de sol
y de cansancio
y de grasa.

(las olas vienen y van, azules)

Los toros que van a morir
están parados -moscardón-moscas-bisbiseos-
en la tabla sin fin de la espera,
ahuecados por la luz mortecina
de lámparas eléctricas esmirriadas.

(las sombrillas por miles
se rasmillan con el viento caldeado
y con los gránulos de arena)

Los garfios de los ganchos
estáticos-serenos;
las reses,
emporcadas sus pezuñas
en el cieno surgido de sus vientres.

(el sol caldea las pieles
repletas de aceites...
masticaciones-alcoholes-televisores
altoparlantes y gritos de carteles
en cada centímetro de este mundo
donde el sol cae)

Los toros...

Anónimo

0 comentarios

Tango del malvado

Autor: Anónimo

05/23/2014 23 May 2014
Es malo y sufre.

Malvado hasta la santidad.

Y le duele el alma hasta las cachas
y ríe con risa de lata
y duerme con angustia de cernícalo.

En sus noches dementes
oigo su cantar
enmohecido, arrugando el aire.

Tortuoso hasta hacer marchitar
las begonias de la casa
de la mujer que ama.

Es malo, quiróptero,
y anida en su mañana
de brea chamuscada.

Anónimo

3 comentarios

La hermanilla

Autor: Anónimo

05/21/2014 21 May 2014
Tenía la naricilla respingona, y era menuda.
¡Cómo le gustaba correr por la arena! Y se metía en el agua,
y nunca se asustaba.
Flotaba allí como si aquel hubiera sido siempre su natural elemento.
Como si las olas la hubieran acercado a la orilla,
trayéndola desde lejos, inocente en la espuma,
con los ojos abiertos bajo la luz.

Rodaba luego con la onda sobre la arena y se reía,
risa de niña en la risa del mar,
y se ponía de pie, mojada, pequeñísima,
como recién salida de las valvas de nácar,
y se adentraba en la tierra,
como un préstamo de las olas.

¿Te acuerdas?
Cuéntame lo que hay allí en el fondo del mar.
Dime, dime, yo le pedía.
No recordaba nada.
Y riendo se metía otra vez en el agua
y se tendía sumisamente sobre las olas.

Anónimo

1 comentarios

El niño raro

Autor: Anónimo

05/20/2014 20 May 2014
Aquel niño tenía extrañas manías.
Siempre jugábamos a que él era un general
que fusilaba a todos sus prisioneros.

Recuerdo aquella vez que me echó al estanque
porque jugábamos a que yo era un pez colorado.

Qué viva fantasía la de sus juegos.
Él era el lobo, el padre que pega, el león, el hombre del largo cuchillo.

Inventó el juego de los tranvías,
y yo era el niño a quien pasaban por encima las ruedas.

Mucho tiempo después supimos que, detrás de unas tapias lejanas,
miraba a todos con ojos extraños.

Anónimo

1 comentarios

El más pequeño

Autor: Anónimo

05/19/2014 19 May 2014
Es el más pequeño de todos, el último.
Pero no le digáis nada; dejadle que juegue.
Es más chico que los demás, y es un niño callado.
Al balón apenas si puede darle con su bota pequeña.
Juega un rato y luego pronto lo olvidan.

Todos pasan gritando, sofocados, enormes,
y casi nunca le ven. Él golpea una vez,
y después de mucho rato otra vez,
y los otros se afanan, brincan, lucen, vocean.
La masa inmensa de los muchachos, agolpada, rojiza.

Y pálidamente el niño chico los mira
y mete diminuto su pie pequeño,
y al balón no lo toca.
Y se retira. Y los ve. Son jadeantes,
son desprendidos quizá de arriba, de una montaña,
son quizá un montón de roquedos que llegó ruidosísimo
de allá, de la cumbre.
Y desde el quieto valle, desde el margen del río
el niño chico no los contempla.
Ve la montaña lejana. Los picachos, el cántico de los vientos.
Y cierra los ojos, y oye
el enorme resonar de sus propios pasos gigantes por las rocas bravías.

Anónimo

0 comentarios

05/15/2014 15 May 2014
Cuando acariciabas mi cuerpo sentía algo que aún a pesar de los años no se explicar, mi frágil cuerpo se estremecía y comenzaba a sentir algo mágico entre tú y yo, todo giraba a nuestro alrededor.

Quisiera que tus caricias fueran eternas, pero sé que en estos instantes no las puedo tener solo están en nuestros pensamientos, no puedo tenerte a mi lado, la vida y las circunstancias aún no lo permiten, el precio que tenemos que pagar por estar juntos es que solo dure unos días, es difícil no poder expresar abiertamente a todos lo que sentimos el uno por el otro, es duro pero es la realidad.

No sé cuándo se pueda hacer una total realidad, pero de lo que si estoy segura es que el tiempo que pueda estar a tu lado, lo disfrutaré y haré que puedas sentir todo ese amor que llevo por dentro, porque sé que tus caricias serán solo por esos días y después no volverán por un largo tiempo, y que de nuevo estarán presentes en nuestros pensamientos como si las viviéramos nuevamente.
Así son tus caricias en mi cuerpo algo que existe por unos días y que después se convierten en imágenes en nuestras mentes y nuestros sueños.

Bárbara Lina Arteaga Hernandez

2 comentarios

05/14/2014 14 May 2014
Cuando digo que eres mi secreto, no es porque alguien no sepa que tú existes para mí.
Es que eres mi secreto porque lo que siento por ti está guardado dentro de mí.
Los bellos momentos que pasamos juntos y lo que vivimos se mantiene en secreto guardado dentro de mí.
Mi corazón y mi alma son mis cómplices y comparten solo ellos este secreto que eres tú para mí.
Sé qué algún día ese secreto que eres tú podré compartirlo con otras personas pero siempre dentro de mí guardaré como un tesoro y un gran secreto los momentos más íntimos que fueron lo que me hicieron amarte cómo te amo hoy.

Bárbara Lina Arteaga Hernandez

0 comentarios

05/13/2014 13 May 2014
Qué largos y tristes fueron estos últimos años, ya no estas, no te vemos, te fuiste, para no volver, pero sé que estas aquí ¿dónde?, en tantos recuerdos, en ellos dos, te veo, te siento, no puedo negar cuanto te extraño, la vida es dura a veces con aquellos que son tan queridos.
A veces te llamo y sé que me escuchas, cuanto diera por poder contar hoy con tu presencia, como extraño de ti tus consejos, tu voz, tu risa y esos bellos detalles que tenías conmigo, cuantos recuerdos mi dios, duele mucho, como duele el alma, cuando deja de estar presente ese ser amado por muchos y muy amado por mí.
Hoy te pido que me perdones por mis errores, por las diferencias que un día tuvimos, por dejar en esos momentos escapar la felicidad que pensamos que podía ser eterna y que no iba a terminar, pero a la vez te doy las gracias por lo momentos hermosos y felices que pasamos juntos y por ellos dos, esos hijos que cuando los veo me recuerdan todo lo que nos amamos y que mis deseos eran los de que nosotros siguiéramos disfrutando juntos.
Sé que hoy estas en un lugar especial desde donde nos proteges, por eso mi dios te pido que lo protejas pues él es un tesoro que aquí nunca deseamos perder.

Bárbara Lina Arteaga Hernandez

2 comentarios

Poemas de Amor

La mejor recopilación de los poemas de amor más románticas y tiernas de la Web.

Suscribite

Feed de Poemas de Amor

Recibe los poemas en tu email

Videos de Amor

Bésela ya

video de amor Compadre dele un besito y deje de hablar, ¿qué tanta vaina le dice yo me pregunto? Yo creo que ella no esta en planes de chismosear, no. Mire cómo ella lo mira, y usted responde con otra historia, hay que tontería vaina, se le va a escapar. Ya deje de hecharle flores y hechele mano y entienda que aquí no hay nada personal.

Acerca de Poemas de Amor

Este sitio es producto de una iniciativa privada que tiene por objetivo el de brindar a los internautas, un espacio donde encontrar de manera gratuita, miles de poemas de amor.

En poemas de amor hemos recopilado lo mejor de lo que poetas y gente común y corriente han escrito acerca de este sentimiento tan hermoso e importante.

Esperamos que los poemas de amor que encuentren en este sitio, sirvan de inspiración para que esta energía impregne cada ámbito de sus vidas.

También les recomendamos que si encuentran poemas de amor que son de su agrado, comuniquen esta dirección a sus seres queridos para que así entre todos, podamos construir un mundo más humano, donde el amor sea el factor común.